miércoles, septiembre 13, 2006

Lunares en la espalda

Hay gente que te marca, y se te quedan como lunares en el cuerpo. Lunares en la espalda. De esos que no ves a simple vista, pero que están ahí.
Para ver mis lunares en la espalda tengo que recurrir al espejo, y voltear la cara y mirar para abajo. A veces descubro uno que otro nuevo, y a veces descubro que otros que antes eran dos ahora se han fusionado en uno solo.
Me gustan mis lunares en la espalda. A pesar de no verlas todos los días, sé que siempre están ahí.

¿Dónde termina tu cuerpo y empieza el mío?
A veces me cuesta decir.
Siento tu calor, siento tu frío,
me siento vacío si no estoy dentro de tí.
¿Cuánto de esto es amor? ¿Cuánto es deseo?
¿Se pueden, o no, separar?
Si desde el corazón a los dedos
no hay nada en mi cuerpo que no hagas vibrar.
¿Qué tendrá de real esta locura?
¿Quien nos asegura que esto es normal?
Y no me importa contarte
que ya perdí la mesura
que ya colgué mi armadura en tu portal.
Donde termina tu cuerpo y empieza el cielo
no cabe ni un rayo de luz.
¿Que fue que nos unió en un mismo vuelo?
¿Los mismos anhelos?
¿Tal vez la misma cruz?
¿Quien tiene razón?
¿quien está errado?
¿Quien no habrá dudado de su corazón?
Yo sólo quiero que sepas:
no estoy aquí de visita,
y es para ti que está escrita esta canción.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Podré tocarlos alguna vez? o aunque sea tan solo verlos?
;)

besos,

Javi

Mariella dijo...

Juaaaaat !!!!

Anónimo dijo...

Bue... yo decia no??? ...
se me hace que deben ser muy lindos...

beso,

Javi

Anónimo dijo...

yo tengo 32 lunares. Ya los conté.

Pili

L.Q.Baraybar dijo...

Yo tengo como trescientos y pico...y tengo uno grande en el centro de la espalda (0.5 cms de diametro), justo en el centro...lo peor de todo, es que gracias a tu post, ya se quien me dejo ese lunar

Mariella dijo...

pensandolo bien, yo mas que lunares tengo pecas... y mi espalda es un pecado total.