viernes, febrero 29, 2008

Día 60::::: 29 de febrero

Prólogo
Este no es un post como todos mis posts. Este es un post de mí para mí, por ser hoy un día marcado con plumón en el calendario. Prometo volver luego a la programación habitual de este blog.

29 de Febrero
En el 2004, Hace 4 años, con diez kilos menos y a los 23, mi vida era otra.
Estaba en otro trabajo en mis primeros meses como Junior con un novio nuevo que me hacia flotar en la vida 10 centímetros por encima del suelo. Para variar estaba blancaza quesofresquina y me pasaba los fines de semana en bares caletas tomando cerveza y conociendo al novio nuevo que me había alterado los esquemas. Ese año pasé el bisiesto en Cieneguilla desaparecida del mundo, escuchando Lucybell y tostando mis blancuras.
El domingo 29 de febrero en la noche se me resfrió la cabeza.
Y así como no hay cura para el virus del resfrío, solo paliativos, estuve por un largo tiempo con calmantes para mi resfrío cerebral. No me acuerdo mucho de esa época: Hay meses completos que los tengo en blanco, y me imagino que el olvido es para mi cabeza una suerte de salvoconducto para no volver a la ansiedad de todas las mañanas, la fatiga, la desesperanza. La mayor cantidad de cosas las recuerdo por las fotos que me dicen que estuve ahí, con el novio-ya no tan-nuevo que, solo por puro amor, se ofreció como muleta sin hacer ninguna pregunta. Mi mamá me rascaba la cabeza cuando las fuerzas no me daban para llegar entera a la noche, y Cecilia, mi hermana, me invitaba a su cama enana para ver tele de 14" acurrucadas y despeinadas.
Como con un resfrío, yo nunca supe por qué me pasó y no recuerdo tampoco el día exacto en que se fue; pero como potente gripe dejó secuelas que me hicieron reevaluar cuál autopista tomar por los años venideros. Cuando Cecilia salió embarazada de Camila, 3 años después, comprendí que todos tenemos la oportunidad de nacer, como Camila, o nacer de nuevo, como yo. Y tomé la oportunidad, como quien no quiere la cosa.

Hay días en que me levanto y siento que es el bisiesto del 2004 de nuevo, pero le doy una patada a mi propio cerebro y trato de avanzar paso a paso. A veces me cuesta un poco, a veces no me cuesta nada.
Y hoy ha vuelto a ser 29 de febrero.
Pero hoy es diferente.

Epílogo
El novio nuevo se casó y es ahora el feliz papá de Salvador.
Cecilia se casó y es la feliz mamá de Camila. Su cama es mucho más grande ahora. Su tele también.
Mi mamá es mi mamá.
Yo soy Mariella. Ahora soy Senior y he cambiado la cerveza por el vino. Sigo escuchando Lucybell y procuro flotar diez centímetros por encima del suelo en permanente y jovial cojudez. Y me encanta.

(*) escuchando We are the Normal, de Goo Goo Dolls.

14 comentarios:

El Chepis dijo...

Me encanta lo de permanente y jovial cojudez.

Honk if you are f*cking Ben Affleck.*


* Te lo explico en la noche en vinos, Enemy.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=wnVJZkDuVBM


http://www.youtube.com/watch?v=rGa29kPBbp4

darling dijo...

Nadie está libre de esos resfríos mentales, pero superarlos nos hace más fuertes.

Un abrazo.

M dijo...

Merde.
Jodidamente lindo el post.
(aunque duela reconocerlo)
:`s

Ahora que dices eso del resfrío, lo mío debe ser una neumonía cerebral

Imberbe_Muchacho dijo...

um abrazo y suerte con todo

El Dueño de los Cajones dijo...

me gustó mucho.
Me pegué.
Me lo imaginé.
Lo viví.

y me elevé diez centímetros sobre el suelo.


saludos.

Jano dijo...

A mi no me paso nada interesante un 29.

busy bossy dijo...

Mi 29 de febrero fue genial
no recuerdo otros
pero el de ayer quedará
QUEDARÁAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

Ce dijo...

lindo post

Jassy dijo...

Lindo post, aveces no sabemos por que nos pasan cosas, lo importante siempre es plantarles cara, que sigas viviendo siempre a 10 cm del suelo y sigas tan positiva.
Beso!

güero dijo...

Me gustan más tus posts que son de ti para ti. Son, no sé... más reales.

noseasloco dijo...

parece como que este post no perteneciera a este blog... no?

Pili Chuez dijo...

el resfrío mental duró poco, yo recuerdo algunos meses, pero otros no. Nada que nuestros millones (y todos los millones que recibiste) no puedan arreglar.

Blue girl dijo...

Esos resfríos son... resfríos, los has definido súper bien.

Lo genial es que ahora vas por la vida inmune a ellos, pues vives en "permanente y jovial cojudez".