lunes, marzo 05, 2007

Me mataron y me fui al infierno: El spinning y yo.

Todo aquel que me conoce sabe que no soy muy fanática del deporte. Víctima de múltiples traumas infantiles causados porque nunca me escogían para el softball en el colegio (*lo siento, fui a un colegio de niñitas británicas y jugábamos softball, cricket y hockey. Y nunca me escogían porque las fucking pitchers no sabían como tirarle la bola a una zurda.*), el deporte siempre ha estado muy bajo en mi lista de prioridades. Sin embargo, presa de los muchos kilos de más, he intentado en repetidas oportunidades ingresar al mundo del deporte. Mi último intento fue cuando la maja Pilichuez me obligó a inscribirme en el Personal Training (pueden leer mis aventuras y desdichas aquí:
La fantástica idea de Pili
El fantástico abandono de Pili
Fantásticos desayunos en la San Antonio).
Hace menos de diez días cometí de nuevo la osadía de querer abandonar el mundo de los gordos felices para ingresaral mundo de los ricos y apretaditos que exhiben sus muslos en el gimnasio y respiran fuertemente "hihihi, huhuhu". Hasta ahora mis días de gimnasio habían sido felices y productivos. Hasta ahora. Hoy se me ocurrió hacerlo después de más de un año. La sala oscura, la botellita de agua. el asiento violador. Posición uno, dos, tres.

Hoy volví a hacer spinning.

Mi trasero y yo entramos a la sala de spinning conchudamente y meneándonos alegres. A mi trasero no le gustó mucho regresar al asiento violador, pero bué, 45 minutos se pasan volando. El asiento bien puesto, manos a los manubrios. Y empezó la clase.

HORROR.

Las razones por las que siempre me ha gustado el spinning son: 1) No hay que ser nada coordinado, 2) La música pachanguera en ritmo dance. Avé María, cuando serás mía. Nsss nsss nsss. Esta clase, sin embargo, tenía algo que nunca habia escuchado en versión dance. Nunca. ni en mis peores pesadillas. Ni en mis más oscuros y retorcidos sueños. Enya Dance. Trataré de hacer mi mejor intento para reproducirlo:

AaaaahhhAAAAAAHHHHaaahhhh (NSSS NSSS NSSS NSSS) Oooohhhh ohhhhh ohhhh (NSSSSS NSSSS NSSSS NSSSSS)


Miré a mi alrededor y a la gente parecía gustarle.
Luego del calentamiento, el profesor empezó a hablar. Nuevamente, horror.
"Estamos subiendo la cuesta.... tu puedes llegar.... llega al camino... sube la montaña.... que nada te detenga.... llegaremos juntos a la cima...."
Aló??? Estamos en una clase de spinning o en algún programa motivador/espiritual del canal 33???
Miré a mi alrededor y a la gente seguía gustándole. Todos estaban subiendo su montaña en un trance cósmico espeluznante. Tenía ganas de bajarme de la bicicleta pero, siempre fiel al quedirán, me quedé pegada al asiento para que nadie piense "esa gorda es un fracaso y no puede con la clase de spinning, JA!!". Nsss nssss nssss. Aaaahhhh Oooooohhhh Uhhhhh. Sube la montaña, tu puedes hacerlo.
Me concentré toda la clase para no ser vencida por el trance cósmico de mis compañeros, quienes llegaron a la cima como quien llega a un orgasmo y empezaron a ir cuesta abajo, como quien toma una siestita post-sexo.
Terminó la clase (y mis piernas también acabaron terminadas, no del verbo terminar sino del verbo terminator) y solo faltó para que mis compañeros gritaran Aleluya el spinning me ha salvado, alabado sea el spinning. Por 45 minutos sentí que me habían matado, enviado al infierno y torturado como si hubiera sido una asesina a sueldo en vida. Prometo nunca regresar a esa clase dem mal. Prometo buscar clases con David Bisbal bailable donde no tenga que llegar a ninguna pinche cima. Horror, horror, horror.

*palabra del día: Horror.

13 comentarios:

El Rojo dijo...

Qué te puedo decir, mis clases de spinning con la Chata en el Gold's eran espectaculares, principalmente por la Chata....la Chata!!!!! LA CHATA!!!!!

darling dijo...

Es la mejor descripción de esa tortura disfrazada de deporte, que he leído mi estimada Mariella.

PD: Yo también estudié en un colegio británico y también me escogían al final para el softball, así que entiendo perfectamente tu relación con el deporte.

alfredo dijo...

colegio britanico

noooooooooooooooooooooooooooooooooo

darling y yo somos del mismo colegio

grrrrrrrrrr


en que colegio britanico estudiaste?

yo no pienso meterme NUNCA al spinning

eso es para los valientes (si pues, soy miedoso)

Mariella dijo...

rojo: este también era un enano, pero del horror.
darling: fuimos las relegadas del softball !!!!!! Tuve que ir a ños de terapia por eso !!!!!!
Alfredo: fui a un colegio de niñas británicas (no niños allowed). Saca tu cuenta.

Serendipity dijo...

que terrible!!! pobre amiga!!! yo la verdad, con tooodo el amor que le tengo a los deportes y con todo lo que me gusta y disfruto del gym (esto es en serio, ok?)ODIO el spinning, nunca pude con él y dudo que algun dia llegue a gustarme. That's a Fact.

Suerte con otras "disciplinas", anywaysss, el bailecito nunca falla (y te juro que sí se queman haaartas calorias).

Besossssss!!!!

Pili Chuez dijo...

no way, para aguantar los asientos violadores, MÍNIMO con música disco...

busy bossy dijo...

BICLICLETAS CON AUDIFONOS

El Rojo dijo...

Son unas niñas! Traten de hacer spinning en una ciudad a 2720 msnm y verán lo que es bueno.

Mu dijo...

yo soy parte de la secta spinning... horror :)

Javicentrico dijo...

Orgasmo!
YEAH

Kid dijo...

Todo sea por dejar las carnes firmes... remember... NO PAIN NO GAIN!!!

Anónimo dijo...

Holas, de pasadita para desearte un lindo dia, que nadie te lo malogre, ke todo sean sonrisas...
se feliz
Angel R.

Anónimo dijo...

buenaaaaaa!
tu fidelidad al quedirán, me encanto...esa es mi secta generalmente:)
Miradas