jueves, mayo 18, 2006

Pechuga: 8 soles


Hoy todos estuvimos cansados y distantes en la oficina. Luego de los estragos (y muchos tragos) de la fiesta de Warner de ayer no era para menos. Y es curioso, pero es en las peores resacas que a la gente se le ocurren las historias más fabulosas.
Estábamos saliendo de una kilométrica reunión en Nestlé cuando Yorch (de mis amigos, el más despeinado en el sentido literal y figurado de la palabra) me entregó un minúsculo papelito. Cuando me lo dio, me dijo: "Marilia, justo estaba pensando en ti, y metí mi mano al bolsillo, y mira lo que encontré". Leí el papelito. Era un ticket de una bodega, donde estaba impresa la siguiente información:

PECHUGA..............S/8.00

Instantáneamente me reí. Quienes conocen mi abrumadora anatomía, deben estar riendo también. Luego de la carcajada pensé: ¿Soy tan barata? No tengo la más mínima idea de cuanto cueste una pechuga, pero 8 soles me sonó bastante económico. Por un breve momento me ofendió ser considerada una pechuga de 8 soles. Pensé: "No soy una pechuga cualquiera. Soy una pechuga maravillosa. Soy una pechuga de calidad". Aunque luego recordé que las cosas caras no son necesariamente maravillosas, ni las maravillosas son necesariamente caras. Y la verdad es que ver la sonrisa cómplice de Yorch y sentir que le causé una alegría que duró solo un minuto o dos fue suficiente para superar el hecho de ser considerada una pechuga de 8 soles. Y es que tal vez sí soy barata. A mis amigos no les cuesta mucho hacerme feliz. Por un minuto o dos, pero feliz. Y ellos son felices también.

(Escuchando Calling all Angels de Train... I won't give up if you don't give up).

4 comentarios:

rodrigo dijo...

Srta. Pechuga:

Veo que tiene un buen ojo para reconocer a las personas, pues efectivamente el del polo verde era yo.

David dijo...

Q bueno es transmitir alegría a los amigos, así sea con una buena pechuga de 8 soles.

Güero dijo...

Ay marielín... las pechugas de hecho son las más caras entre todas las posibilidades del pollo. Una pechuga no es como el ala, la pierna, el encuentro; una pechuga es la reina de las partes del pollo, la más deseada, la más orgullosa.
8 soles además sobrepasa con creces el gasto promedio de un almuerzo en nuestro país. Con 8 soles bien podrías armar una buena lentejada con pollo. 8 soles convertiría un pollo desabrido en un sabroso y apetitoso pollo a la mostaza. 8 soles, mariella. Es mucho.
Pudo haberte tocado el papelito de una tómbola, un número. Sin saber nunca qué eres realmente hasta que alguien te canjee por algo de igual valor. No te tocó un "vale", te tocó un valor de cambio preciso: una pechuga, y una de 8 soles.
Pudo haberte tocado ser un bocadito y ser parte de un rapido entremés sin importancia.
Pudo haberte tocado ser una medicina y tener que cumplir el papel de la heroína de alguien, consumible, saludable, pero también fácilmente olvidable.

A ti te tocó ser una pechuga de 8 soles. ¿qué más puedes pedir?

Mariella dijo...

grande güero. sobre todo viniendo de ti, que solo comes la pata del pollo (con hueso incluido).